Viajes

Travesía en bicicleta

Publicado el: 16 de Agosto de 2019

Viajar en bicicleta y no morir en el intento

Viajar en bicicleta es una de las mejores experiencias que podrías sumar a tu vida; no hay nada como disfrutar del entorno en libertad, recorrer pueblos e ir por caminos poco transitados y no importa si lo haces a través del continente o en pueblos cercanos a dónde vives, Porque lo importante no es el destino, sino recorrer el camino. Andando sobre dos ruedas se perciben cosas que de otra forma pasarían desapercibidas: Lugares, olores, paisajes y personas con quienes se tejen relaciones desinteresadas. Quizás una de las cosas más atractivas de viajar de esta forma en lugar de la forma tradicional (Tiquetes, buses, estaciones) son los cientos de reflexiones que surgen a partir del viaje.

Todo lo anterior hace que esta sea una de las mejores decisiones que podrías tomar ahora que eres joven, sin duda será una anécdota que recordarás cuando llegues a viejo y no querrás ser quien la escucha sino quien la cuenta.

Para que tu viaje sea placentero y lo disfrutes al máximo, he preparado este artículo, con todo lo que necesitas saber antes de subirte a tu caballito de acero e ir a comerte el mundo.

Definir la ruta

blog

Este es el punto de partida a la hora de iniciar tu travesía, definir la ruta, bien puedes hacerlo con una mapa, por recomendación de un amigo o través de nuestro aliado Google Maps, debemos preparar la ruta e informarnos sobre el camino que recorreremos; Clima, seguridad, restaurantes, tiendas, tipo de camino, zonas para acampar, distancia entre un pueblo y otro. Todo esto nos dará una idea del tipo de entrenamiento que debemos realizar, el dinero que gastaremos, la indumentaria que utilizaremos y las cosas que llevaremos en la mochila.

Aprende a desarmar tu bicicleta por completo

Es muy probable que en algún momento del viaje sufras una avería, si vas por un camino desolado difícilmente encontrarás un taller cerca donde puedas pagar una reparación. Así que mi estimado viajero es ahí donde tendrás que mancharte las manos de grasa y hacerlo tú mismo. Bien puedes puedes pedirle a un bicicletero que te enseñe, ver tutoriales por internet o practicar con una bici vieja por tu cuenta, no te de miedo, lo peor que puede pasar es que la termines de armar, te sobren piezas y tengas que empezar de nuevo. Las partes de la bicicleta más propensas a dañarse son las llantas, la cadena y el set de cambios, por lo que es importante enfocarse en estas.

Entrena como mínimo 2 meses antes del viaje

A muchas personas cuando les hablas de un viaje en bicicleta se imaginan que la clave está en tener la bicicleta más costosa del mercado, que es esto lo marca la diferencia. Te aseguro por experiencia propia que puedes llegar a casi cualquier destino con la vieja bicicleta que tenían archivada en el cuarto del olvido, si cuentas con el entrenamiento adecuado.

No es necesario ser un deportista, ni llevar años manejando bicicleta para viajar, solo necesitas un poco de entrenamiento físico- mental. Este es mi método de entrenamiento:

- Has viajes cortos: de no más de 5 km, 2 veces por semana, si no cuentas con tiempo o simplemente en tu ciudad es imposible puedes optar por una bicicleta estática.

- Cuando estés pedaleando Exígete al máximo: empieza con un ritmo lento y ve subiendo progresivamente hasta llegar a tu tope, intenta sostener el ritmo el mayor tiempo posible.

- Trabaja tu resistencia: este es quizás uno de los puntos más importantes, por eso es necesario trabajar con peso, puedes optar por llevar una mochila pesada o tomar rutas con muchas subidas (claro está, si la geografía de tu región lo permite) empieza con recorridos y tiempos cortos (15 minutos) y aumenta progresivamente hasta que puedas sostener tu ritmo por más de 1 hora.

- Prepárate para el clima: Esta es quizá una de las cosas más difíciles de manejar en un viaje, bien sea porque hace mucho frio, mucho calor o tienes el viento en contra. Debes dejar de lado las excusas y entrenar en estas condiciones.

- Aprende a manejar los descansos: Es apenas normal sentirnos cansados y los descansos son importantes, pero cuidado, una pausa superior a los 3 minutos puede hacer que nuestro cuerpo se enfrié y que arrancar de nuevo sea una tortura.

- La parte mental: Es casi tan importante como la parte física, por eso lo que te recomiendo es que te relajes e intentes tomar el entrenamiento de la manera tranquila posible, muchas personas optan por llevar música (recomendable si no estás en una zona con mucho tráfico) Colócate retos, será placentero ver como una y otra vez te vences a ti mismo y los limites poco a poco van desapareciendo.

- Y por último aprende a conocer tu propio cuerpo; cada persona tiene un ritmo de viaje diferente, lo importante es ser constantes y sostener casi la misma velocidad durante todo el trayecto, no por ir más rápido llegaras más lejos.

Mochilas y alforjas

Muchas personas optan por llevar mochilas aunque lo más adecuado es llevar alforjas, en las alforjas el peso va bien distribuido y tienes mucha más libertad de movimiento. llevaremos solo lo necesario, cualquier artículo de más añadirá peso y en consecuencia generara mayor fatiga a la hora del viaje, la ausencia de cualquier implemento también podría darnos más de un dolor de cabeza. Estas son las cosas que no pueden faltar en un mochila:

1. Medicamentos básicos; Antigripales, antiinflamatorios, antisépticos, algodón, gaza. Las pastillas para purificar el agua también pueden ayudar.

2. Herramientas: Debes llevar de todo para reparar; Llaves de expansión, llaves de L, destornilladores, llaves de dados, navajas, Bomba de aire, parches fríos y un neumático de repuesto.

3. Un cargador portátil; Este sí que no lo puedes dejar fuera, porque te encontrarás tantos atardeceres y paisajes tan bonitos que casi será una obligación traerte fotos y videos de recuerdo, seguro que necesitarás un poco de energía extra para tu celular.

4. Repelente de mosquitos; Si quieres acampar a mitad de camino o simplemente parar a descansar, estos bichos estarán ahí para estropearte el rato, siempre llévalo en tu mochila.

5. Agua y alimentos; Como te dije en un principio es importante estudiar la ruta, por lo que el agua y los alimentos que necesitarás dependerá en gran medida del clima y la distancia, así como los lugares de abastecimiento que tengas cerca.

Alimentación e Hidratación

blog


Los alimentos y bebidas recomendados son:

los frutos secos, la gelatina, el chocolate, los cereales, los bocadillos, el guineo (plátanos)… las frutas son recomendadas; pero debido a que se aplastan con facilitad es mejor llevarlas en los bolsillos exteriores de la mochila o esperar llegar a una tienda y consumirla ahí. El agua se debe consumir de forma constante, incluso antes de tener sed, ya que cuando esta aparece es porque ya se inició el proceso de deshidratación. Es recomendable consumir también bebidas isotónicas para recuperar las sales perdidas.

Alimentos y bebidas a evitar son:

- las famosas chucherías; Dulces, gomas, bombones, no aportan ningún nutriente a nuestro cuerpo y tienen un alto contenido de azúcar.

- Las bebidas energizantes: Suelen venderse con la propaganda deportiva pero todo eso, no es más que comercio; tienen un 11% de azúcares y un contenido en sodio de 38 mg/ 100ml. Sin embargo, el sodio es inferior al recomendado. Al igual que sucede con los refrescos de cola, la cafeína (20-30mg) aumenta su efecto diurético”.

- Alcohol: Puede parecer muy tentador llegar a una tienda luego de un caluroso camino y tomarse unas cervezas, pero por experiencia les digo; si no han terminado el recorrido no se les ocurra consumir alcohol, aumenta la fatiga, deshidrata y disminuye la capacidad física. Se pueden tomar luego de terminar el recorrido siempre y cuando se hayan hidratado antes y no se excedan.

- Gaseosas: Con estas si tuve una experiencia muy fea, no me hidrate correctamente y quise reemplazar el agua con una gaseosa, el resultado fue una deshidratación, cansancio extremo y quedarme casi a mitad de camino sin piernas para regresar. Evítenlas en lo posible, contienen gas y dan una falsa sensación de haber calmado tu sed.

Definir el hospedaje o el lugar donde dormirás

El descanso marcará en gran medida el éxito de tu viaje, por lo que te recomiendo analizar con cuidado el lugar donde dormirás, lo ideal sería hacerlo en hoteles u hostales cómodos pero si el dinero o el lugar no te lo permiten existen muchas opciones baratas que si sabes buscar te ahorraran mucho dinero.

En internet existen múltiples opciones para conseguir hospedaje económico la más conocida es Couchsurfing, también existe una red mundial de hospedaje exclusiva para ciclo-turistas llamada Warmshowers. En redes sociales existen múltiples grupos de mochileros donde estas personas comparten y recomiendan hostales (la gran mayoría, por no decir todos, con precios muy bajos) te recomendaría apuntarte a uno y pedir ayuda ahí. Incluso puedes optar por acampar; esta opción solo te la recomiendo si no alcanzas a llegar a tu destino, puedes hacerlo a un lado de la vía, en el campo, y dependiendo de la seguridad de la zona muchos ciclistas coinciden en que el mejor lugar para hacerlo es en las gasolineras, ya que al estar abiertas las 24 horas, te ofrecen seguridad. Eso ya queda a tu criterio.

Disfrutar el camino y ser agradecido

Por el camino te encontrarás todo tipo de personas, muchas te tenderán una mano y tejeras relaciones desinteresadas en cada lugar en el que te encuentres, te cruzarás con viajeros que llevan el mismo objetivo que tú, seguramente volverás con tu mochila un poco más llena, lo esencial ante todo es ser agradecido y dejar una buena impresión. También habrá quienes te tildarán de loco, no te des mala vida, agradéceles también, demuéstrales que son las personas como tú las que se animan a vivir la vida al máximo y hacer cosas que para ellos resultan imposibles.


fuentes-para-firmas

Compartir articulo